El más fuerte no es el que sobrevive, tampoco el más inteligente. Es aquel que se adapta al cambio.